Pergaminense en el rescate a padre e hijo en el Cerro Champaqui


ROMÁN CABRERA ES BOMBERO VOLUNTARIO Y PARTICIPÓ DEL OPERATIVO PARA ENCONTRAR A GABRIEL MARUCCI Y SU HIJO PERDIDOS AL ASCENDER AL PICO CORDOBÉS MÁS ALTO EN EL VALLE DE CALAMUCHITA EL JUEVES A LA TARDE.

El destino quiso que un pergaminense participara del operativo de rescate de los vecinos Gabriel Marucci y su hijo perdidos en el cerro más alto de las sierras de Córdoba durante un paseo de aventura en el valle de Calamuchita el jueves pasado.

El jueves a la noche rescataron a Gabriel Marucci (de 47 años) y su hijo, de 18, que eran buscados intensamente tras extraviarse a la tarde en el Cerro Champaquí de las sierras cordobesas.

Los turistas, oriundos de la localidad bonaerense de Pergamino, habían salido a caminar a las 15 de este jueves. Al pasar las horas y bajar las nubes, el resto de la familia, esposa e hija, alertaron a las autoridades.

Bomberos de Villa Yacanto, que realizaban la búsqueda vía terrestre, habían llegado a la base Los Linderos.

Con el paso del tiempo crecía la preocupación porque padre e hijo estabn sin ropa de abrigo y la temperatura bajó considerablemente en el sector.

Los pergaminenses lograron hacer contacto y caminaron hasta la Escuela del Champaquí para que los rescatistas lograran asistir a buscarlos.

En diálogo con semanario EL TIEMPO recordó esa tarde con intensidad: “A las 17:00 recibieron el llamado de una señora que su marido y su hijo habían ascendido al cerro Champaquí y tras varios minutos no tenían noticias de ellos y cada vez había menos visibilidad por el descenso de las nubes”.

A partir del llamado se montó un operativo de búsqueda donde una dotación acudió por el camino hasta el cerro Los Linderos, el más cercano al que se puede acceder por un camino de ripio, y otro grupo se quedó en el cuartel marcando las distintas coordenadas por donde transitaban los rescatistas.

A Cabrera lo asignaron en el segundo grupo coordinando el registro de los puntos de paso de los integrantes de la brigada para que se haga en forma éfectiva y no se repitan los lugares de tránsito. Además esa técnica les permite saber donde están, por si pasa algo. Desde los distintos handys enviaban los coordenadas de búsqueda de cada rescatista en este procedimiento de búsqueda.

El rescatista pergaminense que hace un tiempo está afincado en Córdoba fue el encargado de registrar las coordenadas en la plataforme Google Maps.

El docente encargado de la Escuela que funciona en el cerro fue quien les avisó al Cuartel de Bomberos que estaban en el edificio escolar. “El maestro nos dijo que estaban bien y sólo agregó que los dos turistas estaban con mucho frío. De esta manera coordinamos que los guiara hasta la cima del Champaquí y que en el trayecto se encontrarían con nuestros compañeros que venían descendiendo. Así fue como se reencontraron con la esposa y nuestro móvil. En el cuartel lo estaba esperando un equipo médico para chequear su estado de salud”.

El protocolo de actuación de este tipo de rescate establece que el coordinador de las acciones del cuartel debe tener a mano el teléfono de los familiares o personas allegadas que buscan a personas extraviadas. Al ver el prefijo de la esposa de Marucci, Cabrera se dio cuenta que se trataba de una familia pergaminense la protagonista de este drama. Román hace casi dos años que vive en Villa Yacanto y todavía siente mucha nostalgia por Pergamino.

En esa localidad de las sierras cordobesas hay muchos pergaminenses que han invertido en cabañas y concurren con frecuencia y para Cabrera crus¿zarse con un vecino lo llena de felicidad; al punto que a cada pergaminense que se cruza le hace saber que él era de acá y se había mudado. “Tira la ciudad, se siente. Cada vez que escucho Pergamino, se siente algo especial”; expresa Cabrera para sintetizar su añoranza por Pergamino.

En nuestra ciudad era Bombero desde 2007 en el rango de sub oficial y al irse a vivir a Yacanto pidió el traslado, donde lo incorporaron; pero no le reconocieron la jerarquía. Actualmente está haciendo el curso en Córdoba para alcanzar nuevamente ese rango en esa Federación.

Para Cabrera la diferencia entre ser Bombero Voluntario en Pergamino y en las sierras Córdobesas tiene que ver con la intensidad. “Acá (por Yacanto) no hay tantos servicios (intervenciones de Bomberos), pero los que hay te exigen muchísimo físicamente. Terminás agotado y por ahí te tocan dos días seguidos de trabajo. Desde el cuartel de Yacanto han prestado colaboración en incendios ocurridos en Cosquín y La Calera; donde el bombero pergaminense intervino”; precisó.

Familia pergaminense afincada en Yacanto

Román tiene 38 años; su esposa de 35, Natalia Cusumano; su hijo Thiago (9) y Sofía (5) viven en una casa en es pueblo cordobés ubicado a 1.300 metros sobre el nivel del mar y a una distancia de 23 kilómetros de Santa Rosa de Calamuchita. En Pergamino quedó Elian, el adolescente hijo de Román de

un primer matrimonio quien vive con la mamá en nuestra ciudad. En el mismo predio donde funciona la pañalera tienen la residencia en la parte trasera, donde también tienen la fábrica de implementos para bebé que luego Román vende por distintas ciudades del país, incluído Pergamino.

Su suegro, Juan Cusumano, los ayudó a afincarse cuando arribaron en marzo de 2016 porque él hacia varios años estaba instalado desarrollando emprendimientos inmobiliarios tras dejar su actividad anterior en Pergamino como propietario de una radio de frecuencia modulada.

Fuente: El Tiempo