Categorías relacionadas » >

Comienza el último cuatrimestre

domingo, 4 de septiembre de 2016 | 17:14

Por Salvador Di Stefano.  
El gobierno apuesta a una tasa de interés más baja y un dólar más elevado. Brasil y Estados Unidos condicionantes nuestro crecimiento en el 2017. El blanqueo está muy frio. Santa Fe sigue mirando para otro lado.

El gobierno tiene que afrontar muchos desafíos en los últimos 4 meses del año, que los mencionaremos a continuación:

- La relación con Brasil, con un gobierno legitimado con Michel Temer al poder, y una economía que podría dejar atrás la recesión.

- El blanqueo es la bala de plata que tiene el gobierno para salir de la crisis. Muchos gobiernos provinciales se preparan para adherir, como es el caso de Córdoba, Capital Federal, Buenos Aires, Salta y Mendoza. Santa Fe todavía no ha tomado partido en este tema, lo que implica que poco le importan las inversiones.

- Los productos primarios que produce Santa Fe mostraron en la semana una fuerte baja, como es el caso de la soja y el maíz. La caída genero un efecto pobreza importante de cara al futuro. Por si esto fuera poco, el gobierno quiere dar marcha atrás con la baja de retenciones a la soja.

- El dólar volvió a calentarse, el BCRA bajo la tasa de las Lebac a 35 días al 28,25% anual, y no sería extraño que la siga bajando en las próximas semanas. Esto alentaría una recomposición de las carteras de inversión.

- En noviembre hay elecciones en Estados Unidos, por ahora, no podemos decir que Donald Trump perdió, hay muchos americanos desconformes con la política del actual presidente, y no habría que descartar el voto vergüenza.

En este escenario comienza el último cuatrimestre del año. En donde la economía debería comenzar a dar señales de mayor ánimo. Para ello se necesitan mayores inversiones, algo que a priori no se observa en el horizonte.

Las expectativas están jugadas en el blanqueo de capitales, pero no vemos colas en la Afíp para blanquear, y la calle está muy opinada sobre la conveniencia o no del blanqueo. Desde esta columna hemos expresado nuestra recomendación a adherirse al blanqueo, ya sea que desea exteriorizar bienes no declarados, y lograr un tapón fiscal desde el 31 de diciembre de 2015; o bien, que estando al día con el fisco, presente una declaración jurada, que eximirá al contribuyente de pagar bienes personales por 3 años, y le otorgará un tapón fiscal para las operaciones realizadas con anterioridad al 31 de diciembre de 2015.

Por ahora el blanqueo está muy frio, ojalá se reactive, el país lo necesita.

La fuerte baja en el precio de las materias primas invita a reflexionar sobre el eventual flujo de dólares que ingresaran a un año vista en nuestra economía, el efecto pobreza que genera una fuerte caída en el repico de las materias primas, y su impacto en lo fiscal – monetario.

Muchas organizaciones empresariales del campo salieron a pedir que el gobierno baje las retenciones. Desde esta columna consideramos a las retenciones un impuesto distorsivo que no debería existir. Sin embargo, entendemos las necesidades fiscales que tiene el Estado, y hemos propuesto una baja de retenciones gradual, pero sostenida en el tiempo, del 0,4% mensual. Lo planteamos hace 4 meses atrás cuanto los problemas actuales no existían, el campo necesita adelantarse en el tiempo y anticipar los conflictos, no correrlos de atrás. Si baja las retenciones a la soja, se sembraría más área y el gobierno recaudaría lo mismo que si deja las cosas como están. Por favor, sean más vivos.

Por último, tanto Brasil como Estados Unidos nos pueden cambiar el ánimo. La salida del gobierno de Dilma Rouseff es positiva desde el punto de vista económico, y muy controversial desde una mirada institucional y política. Todo haría indicar que el año próximo Brasil crecería el 0,5% y recién en el año 2018 mostraría un fuerte crecimiento, en este escenario Argentina tendría un año 2017 complicado. Las elecciones en Estados Unidos abren un compás de espera en los inversores, no será lo mismo el mundo, con Donar Trump de presidente de USA, o que llegue al poder Hilary Clinton. Esto también retrasa inversiones.

Conclusiones

- El gobierno envía un proyecto de presupuesto al congreso con una inflación proyectada del 17% anual y un 3,5% de crecimiento. Como están las cosas hoy, se quedó corto con la inflación, y se pasó de largo con el crecimiento.

- Para cumplir la meta prevista, deberíamos ver una fuerte suba de las materias primas, tasas internacionales estables, y una fuerte recuperación e Brasil. Este escenario no está en el GPS de los negocios hoy. Hay que seguirlo de cerca.

- En materia de inversiones, el dólar comienza a tomar mayor preponderancia, con tasas en pesos que están en baja, y bonos en dorales a precios elevados. En este contexto, acciones o inmuebles pueden ser una muy buena inversión.

- Cuando el escenario económico luce poco claro, comprar activos es una buena opción. Si no desea comprar activos, subir la tenencia de dólares no estaría mal. Después de todo, en el año el gobierno le lleva vendido más de U$S 7.000 millones a pequeños inversores, casi el 22% de las reservas, y 1,6% del PBI.

- Sin credibilidad no hay inversión, sin inversión no hay crecimiento, hay que invertir en activos que sean resguardo de valor, usted elige, y esperemos que el cuarto trimestre arranque de una vez por todas, para el bien de todos.

Salvador Di Stefano. Asesor en Negocios, Económico y Financiero tanto de empresas de la ciudad y la región; como de individuos y empresas familiares ligadas al comercio, industria y campo. Publicado en www.salvadordistefano.com.ar
Compartir esta noticia en

0 comentarios:

Cuéntanos lo que estás pensando

Hoy cumplen años...

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. Portal de los Pueblos - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger