Categorías relacionadas » >

La era del peso

viernes, 30 de septiembre de 2016 | 20:23

Por Salvador Di Stefano.  
El gobierno está dando una dura batalla contra la inflación, partiendo desde lo monetario, utilizando herramientas cambiarias, mucho de recesión, gran credibilidad en el exterior, e inflexible en su política global. 

El Banco Central dejó de emitir moneda, y restringió el financiamiento al tesoro. Pasó en menos de un año de emitir a un ritmo del 45% anual, al 15% anual. Esta menor cantidad de moneda espiralizó a la suba la tasa de interés al comienzo del programa monetario, la tasa de las letras del Banco Central, conocidas popularmente como Lebac, cotizaban al 38% anual, y el 99% se colocaba a 35 días. Las críticas arreciaron sobre el ente monetario.

La sostenibilidad en el tiempo de esta política monetaria nos está llevando a una sustancial baja de la inflación, tasa de interés, y un considerable alargamiento en los plazos de colocación de deuda en moneda local.

En la semana que termina la tasa de las Lebac a 35 días se colocó al 26,75% anual, a 8 meses al 24% anual, a un año se ubica en torno del 22% anual, a dos años al 21,2% anual, y a 5 años al 18,1% anual.

Lo que más llama la atención es que la colocación a 5 años fue de $ 50.000 millones, y que muchos inversores del exterior cambiaron dólares por pesos, para participar de este negocio.

El combate contra la inflación no se detiene y está obteniendo buenos resultados. La inflación del año 2016 culminaría en torno del 40% anual, y para el año 2017 la meta del Banco Central es que se ubique entre el 12% y 17% anual, entre nosotros, si logra bajar la inflación al 20% anual, será un golazo de media cancha.

La baja de la inflación beneficia holgadamente a los que menos tienen, a menor salario, más impacto de la inflación en su poder adquisitivo por la demanda de alimentos y artículos de primera necesidad, que le licuan el salario. A mayor ingreso, se demandan otros artículos y servicios, en donde la inflación no impacta en forma determinante.

Un combate decidido contra la inflación trae consigo externalidades positivas y negativas. Las positivas es por todos conocidas, más previsibilidad, mejor acceso al financiamiento, y recuperar el poder adquisitivo. Sin embargo, una política de este tipo, en muchos casos genera un atraso considerable en el tipo de cambio, que impacta sobre los sectores exportadores del país.

Conclusiones generales y polémicas

- La política del Banco Central está impactando positivamente sobre la economía argentina. Ya nos estamos financiando a 5 años con tasas en pesos del 18% anual, no pasará mucho tiempo para que lleguen créditos hipotecarios en pesos al mercado, y la economía se reactive a pasos acelerados.

- La baja de la tasa de interés, generaría un endeudamiento en el sector empresas y hogares, que dinamizaría el consumo durante todo el año 2017, esto implicaría una economía que puede crecer a tasas del 5% anual.

- La era del peso se contrapone con la noche del dólar. No hay posibilidad de devaluación en el escenario actual. El tipo de cambio crecerá en los próximos 12 meses, a un ritmo similar o inferior a la inflación. El tipo de cambio se ubica en $ 15,60, el mejor escenario a 12 meses vista es un tipo de cambio en torno de $ 19.

- El combate a la inflación, trae consigo inevitablemente un proceso de apreciación del peso. En la Argentina hay un desmesurado amor por el dólar, y muchos ahorristas veneran esta moneda. Se estima que las cajas de seguridad hay más de U$S 50.000 millones. Este stock de dólares pierde poder adquisitivo con la política implementada por el Banco Central, los que atesoren dólares y no pasen a adquirir activos se alejarán de poder adquirir una propiedad, un auto, un bien de cambio, acciones, bonos o lo que se te ocurra.

- Todo tiene un límite, cuando la inflación llegue a un dígito, probablemente el tipo de cambio comience a recuperar el terreno perdido. Para eso tenés que esperar como mínimo el año 2019.

- En la actualidad muchos argentinos siguen manteniendo el canuto de dólares guardado. Todos los meses el Banco Central vende cerca de U$S 1.200 millones para atesoramiento, y unos U$S 800 millones para que argentinos viajen al exterior.

- ¿El Banco Central pierde U$S 1.200 millones por mes o pierden los que adquieren dólares en este escenario?

- La realidad indica que los autos, propiedades, bonos y acciones valen cada vez más caros en dólares, mientras que los que tienen el canuto, hace tiempo que la ven pasar, son la familia miranda, mira como otros bienes aumentan y el dólar esta quietito, casi que se ríe de nosotros.

En informe privado, ¿quién encabeza la encuesta en Provincia de Buenos Aires? ¿Cristina se presenta? ¿Qué intención de votos tiene? El futuro de Sergio Masa. Macri y la reelección. Además, el tradicional informe de acciones del día viernes.

Salvador Di Stefano. Asesor en Negocios, Económico y Financiero tanto de empresas de la ciudad y la región; como de individuos y empresas familiares ligadas al comercio, industria y campo. Publicado en www.salvadordistefano.com.ar
Compartir esta noticia en

0 comentarios:

Cuéntanos lo que estás pensando

Hoy cumplen años...

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. Portal de los Pueblos - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger