El proyecto de una estudiante impulsa la recolección de pilas y baterías

Cuidado del medioambiente en San Eduardo: por el proyecto de una estudiante, la Comuna impulsa la recolección de pilas y baterías
En el marco de un proyecto de acción socio comunitario ideado por la alumna del “Vuelvo Virtual”, Nancy Varco, la Comuna de San Eduardo y la Escuela Secundaria Nº 368, pusieron en marcha un proceso de recolección de pilas y baterías en toda la localidad. La campaña apunta al cuidado del medio ambiente y para tal fin ya hay bidones colocados en diferentes puntos del pueblo.
El presidente comunal, Luis Rodríguez, contó que la iniciativa partió de una alumna que decidió terminar sus estudios secundarios, a través del programa para adultos impulsado por el Gobierno de Santa Fe. Por eso, la estudiante hizo charlas de divulgación del problema y luego pidió a la Comuna que se coloquen bidones especiales en la localidad para depositar los elementos en desuso.
Las pilas y baterías, fueron depositadas en bidones de alto impacto reciclados, que contenían herbicidas, fungicidas u otros. Se les dio el tratamiento de higiene necesario para evitar la continuidad de veneno y así poder re utilizarlos sin ningún inconveniente. Además, los carteles de información y concientización que se utilizaron en esta campaña, fueron escritos sobre papel re utilizable.
Todos los materiales recolectados, van a estar guardados bajo la responsabilidad de las autoridades comunales, hasta llevarlos a una planta en Rosario, donde pilas y las baterías van a ser utilizadas para el armado de mesas, bancos, blocks y veredas de hormigón, introduciéndolas en esa mezcla. Ésta, es una forma de cortar con la contaminación ambiental y controlar a conciencia.
Nancy Varco, contó que haber realizado este proyecto, la hizo concientizarse más sobre el cuidado del medio ambiente y pudo colaborar con su pueblo en algo tan importante como es la contaminación ambiental: “Todo lo que esto conlleva me deja una gran enseñanza. Ver como la sociedad colabora en el cuidado del medio ambiente, sin saber el daño de la magnitud de contaminación de las pilas y baterías”, aseguró.
Y agregó: “Haber informado y concientizado a la población, siempre da ganas de seguir trabajando por el bien de todos. Lo que más puedo destacar de este proyecto es como se lograron lazos entre las diversas edades, jubilados, niños, adolescentes y docentes. Gracias a todos por esta experiencia”.
Vale señalar que la campaña inició el 18 de junio pasado y se va a extender el tiempo que demande llenar los bidones a disposición en San Eduardo.
Pequeños aportes que suman
Según la Ley Nº 24051, los residuos electrónicos como las pilas y las baterías agotadas, son considerados legalmente como "peligrosos universales". Ésta, es una característica que establece que, los desechos compuestos por elementos de riesgo para la salud, deben recibir una recolección diferenciada de los residuos sólidos urbanos.
El tiempo de biodegradación de las pilas es de más de 1000 años. Las pilas contienen elementos altamente contaminantes y que no se degradan fácilmente. Se destaca su contenido de mercurio, zinc, cromo, arsénico, plomo o cadmio. A los 50 años de desechada comienza su degradación, pero seguirán siendo nocivos durante más de mil años.
En términos generales, las pilas, al ser desechadas se oxidan con el paso del tiempo por la descomposición de sus elementos y de la materia orgánica que las circunda, lo que provoca daños a la carcasa o envoltura y, por consiguiente, la liberación al ambiente de sus componentes tóxicos a los suelos cercanos y a los cuerpos de agua superficiales o subterráneos.
Otras causas de considerable importancia que contribuyen a la liberación de esos componentes, son los incendios de los basureros o la quema intencional de basura, lo cual resulta en una liberación significativa de esos contaminantes al aire.