Crecen las denuncias y asistencias por violencia de género

El Registro Único de Violencia hacia las Mujeres indica que en el primer cuatrimestre de 2018 se contabilizan 6.514. Se impone la violencia doméstica y psicológica contra mujeres jóvenes de parte de varones con quienes tienen lazos afectivos.


Manifestaciones contra la violencia machista. (Alan Monzón/Rosario3.com)1/1

En los primeros meses de 2018 crecieron las intervenciones por violencia de género, en relación a los últimos meses de 2017. El dato queda evidenciado a partir de la publicación del Registro Único de situaciones de Violencia contra las Mujeres (Ruvim), que fue impulsado por la Subsecretaría de Políticas de Género del Ministerio de Desarrollo Social y el Instituto Provincial de Estadística y Censos(Ipec). En la mayoría de los casos, se trata de mujeres jóvenes, víctimas de violencia psicológica de parte de varones con los que tienen o tuvieron vínculos afectivos.

El Ruvim incluye a todas las mujeres o personas autopercibidas como mujer, sin límites de edad que sufren violencia por situación de género. Basta que se encuentren registradas por haber realizado la denuncia o por haber solicitado algún tipo de asistencia o acompañamiento, tanto jurídico, legal, sanitario, entre otros posibles, por ellas mismas o por un tercero o una tercera persona, ante organismos estatales y organizaciones sociales.

Según se publicó, el primer cuatrimestre de 2018 suma unos 6.514 registros. El número es más elevado que los antecesores: en el último cuatrimestre de 2017 fueron 4.585 mientras que en el segundo cuatrimestre, 4.942 registros. La mayoría de ellos parten de denuncias policiales (52) y por atenciones médicas (35).

En cuanto a la edad de la víctima, de la misma forma que los informes anteriores, la franja de 20 a 40 años representa las edades mayoritarias en que las mujeres son víctimas de violencia, con un 54%. Resulta importante destacar el porcentaje de registros de situaciones que se producen entre los 0 y 20 años, edad en que las mujeres transitan la niñez y la adolescencia y en muchos casos se encuentran en situaciones de mayor grado de vulnerabilidad, llegando casi al 20% del total.

Sobre el vínculo con el agresor, hay que señalar que en la mayoría de los casos son parejas o novios de las mismas (41), otros familiares (31) y ex parejas (19).

La modalidad de violencia doméstica aún tiene un marcado porcentaje, entendiendo por ella la ejercida contra las mujeres por un integrante del grupo familiar, independientemente del espacio físico donde ocurra. En tanto, se evidencia un crecimiento notable en relación al informe anterior de la modalidad de violencia institucional que es, según la ley, “aquella realizada por las/los funcionarias/os, profesionales, personal y agentes pertenecientes a cualquier órgano, ente o institución pública, que tenga como fin retardar, obstaculizar o impedir que las mujeres tengan acceso a las políticas públicas y ejerzan los derechos previstos en esta ley”.

El Ruvim confirmó que la mayoría de las intervenciones son por violencia psicológica (61 casos), física (37), sexual (13), económica y patrimonial (4) y simbólica (2) y ocurren durante la noche. Finalmente, se determinó que la edad de la mayoría de los agresores va entre los 30 y 39 años (30), le siguen con 18 registros agresores de entre 40 y 49 años, 8 para varones de entre 50 y 59 años y finalmente 5 registros en los que los atacantes tienen más de 60 años.

Desde la Subsecretaría de Políticas de Género del Ministerio de Desarrollo Social manifestaron que “estos datos se constituyen como una herramienta fundamental para el diseño, construcción e implementación de políticas públicas para erradicar la violencia hacia las mujeres y garantiza el derecho a la información de todos los ciudadanos”.



Fuente: rosario3.com